Un mosaico romano hallado en la calle Pujol, en la exposición de Bacus

Con motivo de la exposición Baco, las máscaras del dios se puede ver por primera vez en el Museo un mosaico figurativo, único en Baetulo, que alude al dios Baco. El mosaico, hecho de teselas blancas y negras, decoraba una estancia de una domus localizada en el solar del huerto de Fluvià, en la calle Pujol. Esta casa, por lo tanto, era cercana a las domus de los Delfines y de la Hiedra.

El mosaico, que es una de las piezas destacadas de la muestra, se encontró en abril del 2018, durante la segunda fase de una excavación arqueológica que se había iniciado en 2006 y que puso al descubierto una alfarería artesanal del momento fundacional de la ciudad (siglo I aC) y parte de una calle (decumanus) con construcciones a ambos lados.

La decoración del mosaico, que ha sido restaurado, alude a Baco, ya que los elementos que aparecen (la cabra, la pantera y los cráteres de los que salen elementos de viña) forman parte de la tradición iconográfica romana vinculada a esta divinidad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *