Manhattan Escorts NYC Escorts

Moldura techo

BUSCAR PER:

Moldura techo

1912

Donación Eulalia y Esperanza Busquets Martí

La fábrica de pastas La Sopera inició la actividad, según constaba en el vestíbulo de la tienda, en 1870. En aquel momento no tenía aún ese nombre.

Situada siempre los números 67-69 de la calle Real -que más adelante se llamaría de Francisco Layret-, la primera titular en fue Maria Folch Llampallas. A finales del siglo XIX, el negocio iba a nombre de su hijo, Jaume Martí Folch.

El 1 de mayo de 1909, el Boletín Oficial de la Propiedad Industrial (BOPI, núm. 545) publicaba la concesión de la marca que había sido solicitada por Josep Martí Duran, hijo de Jaume Martí, La Sopera. Fábrica de pastas y mañana productos alimenticios para sopa, José Martí, así como la imagen que la identificará hasta el cierre del negocio.

En noviembre de 1912 se pidió una licencia para reconstruir la fachada del edificio. El proyecto, del maestro de obras barcelonés Josep Codina Clapés, planteaba una importante reforma que renovaba toda la fachada de arriba a abajo, ya que se tenía que retroceder en relación a la carretera. En ese mismo momento, y seguramente por el mismo autor, se diseñó y ejecutar el interior de la tienda, un espacio paralelo en la calle, de forma rectangular, hecho con madera y vidrio.

El techo de este espacio estaba decorado con estas molduras que reproducen un campo de trigo maduro, dorado (el producto con el que se elabora la pasta), con algunas amapolas.

La fábrica y tienda estuvo en funcionamiento hasta 1989 momento en que cerró. Es en ese momento que el Museo de Badalona pudo recuperar y conservar el mobiliario y estas molduras, restauradas en el año 2019.

 

Material: Yeso y arpillera moldeados y témpera Dimensions: 72 x 76 cm Ref.: MB 18056 a 18059

Altres peces del mateix període