Álbum de imágenes: TITUS. De los primeros baños a la sala de baile

Este álbum es una propuesta para viajar en el tiempo y rememorar un establecimiento en el que se entretenían, se divertían y se encontraban nuestros bisabuelos, abuelos y padres.

En 1880 Francesc Fonollà (a) Titus instaló unas sencillas chozas de madera en la playa donde la gente que podía bañarse en unas pequeñas piscinas de agua salada o en el mar, agarrándose de unas cuerdas que se ‘habían instalado. Desde entonces han pasado 140 años y ahora el Grupo Titus dispone de más de una sala de baile y de ocio, tanto en la ciudad como fuera.

Las fotografías las cedió al Archivo de Imágenes del Museo, Ramon Fonollà Ferrer, el Ramon, en noviembre de 2011 al terminar las celebraciones del 130 aniversario y una vez aparecida la publicación TITUS playa. Desde 1880 a 2000.

Ver el álbum

TITUS, el primer establiment de bany, el restaurant, la sala de ball

¿Quién es el alcalde de Ca Umbert?

La preparación de la exposición Retratos, que el Museo inaugurará en cuanto pueda retomar la actividad pública, nos ha hecho revisar la información que se tenía de algunas pinturas que hemos incorporado. Una es el retrato del alcalde de Ca Umbert.

Es una pintura al óleo que retrata un personaje masculino, de edad avanzada sentado en una silla y que lleva en la mano una vara, lo que indica que tiene un cargo, seguramente el de alcalde. Se desconoce cuando esta obra ingresó en los fondos del Museo, quien la dio y de donde procedía.

Cuando en 1993 fue donado al Museo del Archivo Josep M. Cuyàs, en su fondo fotográfico se localizó una fotografía de este cuadro donde, detrás, el Sr. Cuyàs había anotado «alcalde de Ca l’Umbert». Buscando los nombres de los alcaldes de la primera mitad del siglo XIX, encontramos el de Bartomeu Rovira Mandri (circa 1790 a 185?) Que fue alcalde durante dos breves etapas los años 1833 y 1835, y que pensamos que este era el personaje retratado, justamente por su relación con la casa hoy conocida como Ca l’Umbert.

Ca l’Umbert es una masía situada en la calle de Santa Bárbara. Este nombre sin embargo, es relativamente reciente. Hasta los primeros años del siglo XX, esta casa se conocía por el nombre de Can Rovira, ya que era una familia de este apellido que la había hecho construir a finales del siglo XVIII. El citado Bartomeu Rovira era hijo de esta casa y no es de extrañar, pues, que en anotar de quién era el retrato, Josep M. Cuyàs pusiera el nombre de la casa donde se encontraba que, en aquel momento, era Ca l’Umbert .

 

 

Retrato del alcalde de Ca l’Umbert, Bartomeu Rovira Mandri. Inv. 2322

 

En recuerdo de Jordi Monés i Pujol-Busquets

Nos ha dejado Jordi Monés y Pujol-Busquets (Badalona 1928-2020), reconocido historiador de la educación, que precisamente hace pocos días había sido distinguido con la Creu de Sant Jordi «por su aportación al conocimiento de la historia del educación en Cataluña y por la defensa de la escuela catalana».

Formado inicialmente en ingeniería química, Monés hizo después estudios de historia de la educación, campo en el que destacó con una intensa labor de investigación que dio lugar a numerosas publicaciones especializadas. Entre 1979 y 1993, año en que se jubiló, dio clases en el Instituto de Ciencias de la Educación y en la Facultad de Ciencias de la Educación de la UAB.

En Badalona, ​​durante los años de la dictadura, jugó un papel activo en el mundo cultural de resistencia antifranquista, desde su papel como presidente del Centro Excursionista de Badalona y de las Juventudes Musicales. También participó en la organización del Año Fabra en nuestra ciudad, en 1968. Este y otros aspectos de Badalona aparecen reflejados en su libro de memorias Els meus records, aparecido en 2015.

Desde el Museo queremos destacar particularmente los artículos de temática pedagógica que publicó en nuestra revista Carrer dels Arbres, en la que colaboró en los números 4 (septiembre-octubre 1979), 23 (marzo de 1982) y 31 (enero 1983) de la primera época, y 14 (2003) de la tercera época.

Fotografía: ACN

Sabías que…? Preguntas y respuestas del 30 de marzo al 3 de abril

Desde hace unos días, os estamos proponiendo un juego muy sencillo vía facebook y también aquí en la web. Es una propuesta de entretenimiento muy sencilla. Os planteamos diariamente -de lunes a viernes- una pregunta para que podáis poner a prueba vuestra capacidad investigadora. Cada día publicamos una nueva pregunta y la respuesta del día anterior.

Es como un pequeño reto personal, no es necesario que nos enviéis la respuesta al Museo, solo tendréis que confirmar al día siguiente en nuestra página si la respuesta que habeis pensado es -o no- la correcta.

En conjunto, un pequeño pasatiempo que os queremos ofrecer estos días en los que, como el Museo está forzosamente cerrado, reforzamos la comunicación a través de la web y de las redes.

¡Animaros a participar!

 

PREGUNTA DEL DÍA 30 DE MARZO

Comenzamos nuestro «SABÍAS QUE …?» de la semana recordando a uno de los personajes más célebres del teatro catalán: el pastor Manelic, de la obra Tierra Baja de Àngel Guimerà (1945-24).

El Museo atesora entre sus fondos la escultura que aparece en la imagen, donde se ve el actor badalonés Enric Borràs (1863-1957) caracterizado como Manelic. El autor de esta escultura hizo otra muy similar, de tamaño natural, que se puede ver en Barcelona.

Sabéis a qué escultor nos referimos?
#museusacasa #Museubdnquiz

RESPUESTA DEL DÍA 30 DE MARZO

El autor de esta obra es Josep Montserrat Portella (1864-1923), escultor formado en Llotja, donde fue profesor entre 1901 y 1923, año de su muerte. Participó en exposiciones de arte en Barcelona, ​​Madrid, Bilbao y París. En esta última ciudad, participó en la Exposición Universal de 1900, delegado por la Diputación de Barcelona. También colaboró como escultor con la Fundición Masriera i Campins. De estilo realista, trató sobre todo la figura humana, y destacó por el carácter expresivo de sus obras.

La obra que conserva el Museo de Badalona, ​​de 1905, fue donada por la familia Bofill, emparentada con Enric Borràs y productora del anís Manelic, que reproducía en la etiqueta la imagen del conocido actor caracterizado de este personaje.

La otra escultura de Manelic que hizo Josep Montserrat Portella en este caso, sin embargo, de tamaño natural, se puede ver en los Jardines de la Fundación Joan Miró de Barcelona, ​​en el parque de Montjuïc. El monumento, inaugurado en 1909, se erigió por iniciativa del autor teatral Ignasi Iglesias como homenaje al autor de Tierra Baja, Ángel Guimerà.

Os dejamos algunos otros datos curiosos sobre este «otro Manelic» por sí, cuando ya no haya confinamiento, se prefieren a verlo:
http://www.endrets.cat/…/monument-a-manelic-parc-de-montjui…

Será una forma singular de bordear el testigo que ha dejado Enric Borràs partes. Un legado que también puede recuperar a la magnífica biografía El gran Borràs. Retrato de un actor, de Francesc Foguet y Isabel Graña, editado por el Museo de Badalona en 2007. # museusacasa #Museubdnquiz

PREGUNTA DEL DÍA 31 DE MARZO

Hoy os proponemos un reto, dadas las actuales circunstancias de confinamiento, porque lo que queremos es que te «pasea» por Badalona! Eso sí, de forma virtual que nosotros estamos muy a favor del #joemquedoacasa!

Buscamos a qué calle de nuestra ciudad se encuentra este edificio, de propiedad municipal, que tiene el escudo de Badalona sin corona!

Afortunadamente hoy en día contamos con herramientas que nos permiten seguir las calles de nuestra ciudad sin salir de casa, sin embargo os daremos una pista: lleva el nombre de un médico y político barcelonés especializado en psiquiatría que llegó a presidir la Sociedad de Psiquiatría y Neurología entre los años 1915 y 1917.

#museusacasa #Museubdnquiz

 

RESPUESTA DEL DÍA 31 DE MARZO

El edificio que aparece en la imagen está situado en el NÚMERO 5 de la calle de MARTÍ I JULIÀ.

Se construyó para alojar un pozo de abastecimiento de agua con una bomba de 10 hp que podía elevar 1.500 l / minuto. El agua debía destinarse a servicio de incendios, riego de calles y limpieza de alcantarillas. En el edificio también había un espacio dedicado a garaje.

La corona que había en el escudo de Badalona original probablemente se arrancó a raíz de la proclamación de la República el 14 de abril de 1931.

Aquí tenéis el enlace que os llevará directamente hasta la puerta del edificio:

http://ves.cat/esOA

También aprovechamos para recordaros que puede consultar el libro Todas las calles de Badalona, ​​una obra de gran utilidad para conocer las historias que se esconden detrás del nomenclátor municipal.

Y no queremos terminar sin recomendaros otra visita virtual, en este caso a la galería de médicos catalanes, que os permitirá descubrir la biografía y las obras de Domènec Martí i Julià.
#museusacasa #Museubdnquiz #joemquedoacasa #sabiesque

PREGUNTA DEL DÍA 1 DE ABRIL

Sin embargo, el calendario avanza inexorable … Y hoy comienza el mes de abril! Como muchas otras cosas de nuestra cultura, el calendario también está cargado de influencia romana

¿Sabéis cuál es el origen de este mes?

Os recordamos que el juego se plantea como un pequeño reto personal, que resolveremos mañana, y que no debe remitirnos las respuestas.

Gracias por jugar con nosotros!

#museusacasa #Museubdnquiz #joemquedoacasa #sabíasque

RESPUESTA DEL DÍA 1 DE ABRIL

APRILIS es el nombre latino que los romanos dieron el segundo mes de su calendario, que para ellos comenzaba el mes de marzo. Aunque hay diferentes teorías sobre el origen del nombre, parece que la más extendida es la que lo asimila con el verbo latino APRIRE (abrir) porque es en este momento del año cuando, con la llegada de la primavera, la naturaleza germina y florece, es decir, se abre. Una segunda teoría dice que el nombre viene del dios etrusco APRUS, que se convirtió en el término aphrós griego, que significa espuma. Y, recuerdad que es precisamente de la espuma del mar que nació la diosa del amor Aphrodita (Afrodita), la Venus romana, a quien estaba dedicado este mes.

Durant todo abril ofrecían celebraciones y ofrendas a esta diosa del amor y la belleza que tantas veces hemos visto representada por escultores y pintores a lo largo de la historia, a menudo acompañada de un delfín. Para nosotros ninguna representación es tan bonita, pero, como la escultura de mármol de esta diosa que conservamos en el Museo de Badalona, ​​una de las más importantes y representativas de la Cataluña romana: LA VENUS DE BADALONA!

Sabemos que el día 1 de abril nuestros ancestros romanos celebraban las fiestas de la Fortuna virilis y la Venus Verticordia. En la primera, todas las mujeres se bañaban desnudas en los baños / termas de los hombres (¡sin hombres, claro!). Y después se iban a ofrecer incienso a la diosa, porque de esta manera le pedían una buena y fértil relación conyugal o extraconyugal (iban todas las mujeres sin diferencia de clase social). Seguramente podemos imaginarnoslas fácilmente, sólo echando un vistazo a la maravillosa DAMA OFERENTE que también conservamos el Museo de Badalona.

En la celebración de la Venus Verticordia también se adoraba a Venus, pero de otro modo, podríamos decir que con unos rituales más «decorosos». Se sacaban todos los adornos y las joyas de las figuras de Venus (tanto de las de casa como en el templo, tanto de mármol como de otros materiales). Se lavaba la escultura y una vez seca le volvían a poner las joyas y ornamentos, también le ponían todo tipo de flores, sobre todo rosas. Una vez terminado el trabajo, las mujeres se lavaban llevando una corona de mirto. Con este ritual pedían un mejor entendimiento conyugal con su marido.

Otra fecha señalada del mes de abril era el día 23 cuando en Roma se celebraba la adoración de la Venus Erycina, una imagen originaria de Sicilia, que era venerada por las prostitutas sagradas de esta diosa. Estas ofrecían en el templo cerca de la puerta Colina en Roma, incienso, mirto y menta y guirnaldas de junco entrelazadas con rosas.

És interesante destacar también que en este día asimismo, tenía lugar la Vinalia priora, la celebración de la llegada del vino joven procedente de las villas en la ciudad, una fiesta durante la que se vertía vino en el patio del templo de Venus.

#museusacasa #Museubdnquiz #sabiesque #joemquedoacasa

Foto: Pintura que decora la Casa de Marte y Venus en Pompeya.

 

PREGUNTA DEL DÍA 2 DE ABRIL

Hoy queremos reivindicar otra pieza magnífica de la colección arqueológica de nuestro Museo.

Nos sabríais decir ¿cuáles son los tres personajes representados en esta lámpara de época romana?

Os recordamos que el juego se plantea como un pequeño reto personal, que resolveremos mañana mismo. Sólo necesitará confirmar si la respuesta que ha pensado es -o no- acertada, cuando la publiquemos en esta página. No es necesario que nos la hagáis llegar.

Gracias por jugar con nosotros y muy buena investigación!

#museusacasa #Museubdnquiz #sabiesque #joemquedoacasa

El primer tranvía de Badalona

En marzo de 1887, por lo tanto hace 133 años, entró en funcionamiento el primer tranvía que unía Badalona con Barcelona. Era el resultado de una larguísima historia que había comportado, entre otras obras, la construcción de los puentes sobre el Bogatell y el Besòs, acabados en 1883 y en 1885 respectivamente.

El tranvía circulaba con tracción animal entre Barcelona y Sant Martí de Provençals, ya que el Ayuntamiento de Barcelona se negaba a autorizar que se utilizaran máquinas de vapor por el interior de la ciudad. De Sant Martí a Badalona la tracción era mecánica, y obtuvo el visto bueno en 1885. Finalmente, el 20 de marzo de 1887 se abrió la línea con presencia de las autoridades.

El tranvía, a pesar de la irregularidad en los horarios, tuvo enseguida mucho éxito y fue utilizado por un número considerable de personas.

Podéis encontrar más información en Carrer dels Arbres, 3a època, núm. 6, 1995, p. 59-70. Y si deseáis leer alguna anécdota de primera mano, no dejéis de leer las noticias publicadas por El Eco de Badalona los días 12, 19 y 25 de marzo de aquel 1887.

Tranvía a vapor del tipo que circuló en Badalona a partir del 1887. Desconocido/ Museu de Badalona. Arxiu Josep M. Cuyàs

 

Tranvía a su paso por Badalona. Desconocido/ Museu de Badalona. Arxiu Josep M. Cuyàs

 

Tranvía cruzando el río Besòs. Museu de Badalona. AI

Sabías que…? Preguntas y respuestas del 25 al 27 de marzo

Para entretenernos un poco estos días y conocer más de nuestra ciudad y de la historia en general, os estamos proponiendo un juego muy sencillo, vía facebook. Con el fin de que puedan seguirlo las personas que no utilizan esta red social, cada día compartiremos, también aquí la pregunta del día y la respuesta del día anterior.

El funcionamiento del juego es muy sencillo. Os plantearemos diariamente -de lunes a viernes- una pregunta para que pongáis a prueba vuestra capacidad investigadora. Es como un pequeño reto personal, no es necesario que nos envieis la respuesta al Museo solo tendréis que confirmar al día siguiente en nuestra página, si la respuesta que habeis pensado es -o no- acertada.

És un pequeño pasatiempo que os queremos ofrecer estos días en los que, como el Museo está forzosamente cerrado, reforzamos la comunicación a través de la web y de las redes sociales. ¡Os animamos a participar!

PREGUNTA DEL DÍA 25 DE MARZO

Empezamos nuestro «SABÍAS QUE» con una pregunta sencillita que quiere homenajear a este maestro y poeta badalonés que aparece en la fotografía, desaparecido hace exactamente 125 anys.

¿Sabéis de quién se trata?
Como pista compartimos un fragmento de uno de sus versos más populares, que nos traslada a una tierra mágica donde todo funciona a la perfección:
« (…) Els arbres donen vestits ; les muntanyes, perles riques ; els jardins, flors molt boniques ; i les font, vins exquisits »¡Buena busqueda! #museusacasa

RESPUESTA DEL DÍA 25 DE MARZO

La fotografía corresponde a ANTONI BORI I FONTESTÀ (Badalona 1861 a 1912).

Fue escritor y maestro, discípulo de la escuela municipal que dirigía el profesor badalonés Francesc Feliu i Veguer. Publicó artículos sobre pedagogía (sobre todo en El Magisterio Catalán, que había fundado y dirigido él mismo) y también algunos libros relacionados con su tarea educativa. En 1884 se casó con Concepción Llobet Funosas, y ese mismo año ganó una plaza de maestro en Sant Martí de Provençals. En 1892, como maestro representante de este municipio -aunque no agregado en Barcelona- asistió a la asamblea que elaboró ​​las Bases de Manresa.

Com escritor consiguió renombre con la poesía, aunque también fue autor de algunas obras de teatro. El libro que le dio más popularidad fue El trovador catalán, una recopilación de poesías y prosas costumbristas y patrióticas que fue publicada en 1892 y, de la que, el Ayuntamiento de Badalona hizo una edición especial para las escuelas. Precisamente a esta obra correspondía el fragmento que os avanzamos ayer, extraído del poema «La terra de Xauxa» (que os invitamos a leer).

Fué enterrado en el Cementerio Viejo y, justo cuando murió, el Ayuntamiento le puso su nombre a una calle de la ciudad, situado en el barrio del Gorg.

Si queréis saber más sobre la figura de este insigne badalonés, os invitamos a leer su biografía en el artículo «Antoni Bori y Fontestà, un siglo después de su muerte (1861-1912) «, de Gerard Guerra y Ribó Carrer dels Arbres, 4a època núm. 1

PREGUNTA DEL DÍA 26 DE MARZO

Todos sabemos qué es una ánfora y en el Museo de Badalona, ya sabéis que ¡tenemos un montón! Hay pocos objetos que resulten tan representativos del mundo clásico como estos grandes recipientes de cerámica pero, sabíais que ¿no todas las ánforas son iguales?

La que aparece en esta foto, ¿qué debía transportar: ACEITE, SALAZONES O VINO?

#Museusacasa

RESPUESTA DEL DIA 26 DE MARZO

Esta ánfora contenía … ACEITE!

Corresponde a la tipología Dressel 20, que era el modelo de ánfora más utilizado para transportar y comerciar este preciado producto! Concretamente el de la Bética (actual Andalucía), uno de los más apreciados de todo el imperio romano, que se producía en las propiedades agrícolas de las orillas del Guadalquivir y sus afluentes, donde también se hacían las ánforas.

Las ánforas tenían formas diferentes en función del producto que debían transportar. Así las que contenían vino solían ser largas y estrechas, las de salazones eran un poco más anchas y la boca abierta y las de aceite, como la que aparece en la fotografía, podían llegar a ser prácticamente esféricas. Una vez llenas las ánforas se tapaban con un tapón de corcho, madera o, incluso, yeso, y se sellaban con resina o cal para evitar que derramaran. Eso sí, fueran estrechas o esféricas, todas acabábamos con punta, con su característico pivote que permitía apilarlas en las bodegas de los barcos.

De este tipo de ánfora encontramos varios ejemplares en la ciudad romana de Baetulo (Badalona). Llegaban a la ciudad, sobre todo en el siglo I dC, gracias a la navegación de cabotaje, es decir, a través de pequeños barcos que recorrían la costa desde Cádiz hasta Narbona. Un claro ejemplo de este tipo de transporte es el barco hundido en la Cala Culip, en el Cap de Creus, llamado Culip IV, que se recuperó con todas las mercancías que transportaba, tan diversas como terra sigillata sudgálica, ánforas de aceite , vasos de paredes finas o lucernas de Itàlia.

A partir del siglo II dC, sin embargo, el aumento de demanda de este producto hará que muchos barcos abandonen el cabotaje y naveguen directamente desde la Bética (Andalucía) hasta Roma, pasando por el estrecho de Bonifacio (entre Córcega y Cerdeña).

Y es que el aceite, junto con los cereales y el vino, era la base de la dieta mediterránea, pero en la época romana no sólo se utilizaba para cocinar o como condimento. Se utilizaba para casi todo: para encender lámparas, elaborar cosméticos y tintes, como combustible, como ungüento o también para conservar alimentos. Por esta razón, estas ánforas han aparecido todos los territorios que integraron el imperio romà.

És importante recordar que el ánfora es un envase de un solo uso, y cuando llegaba a puerto, difícilmente se reaprovechado. En Roma, la gran cantidad de ánforas que llegaron a la ciudad hizo que se creara una montaña sólo de estos envases, el llamado Monte Testaccio (del latín testa, trozo de cerámica). Esta cantidad de ánforas nos demuestra que había un gran volumen comercial de este producto, pero también nos permite entrever que era necesaria una meticulosa gestión fiscal y logística de los productos que transportaban las ánforas. Por esta razón estos recipientes presentan unos tituli picti y sellos en el cuello y la cresta que identifican al productor, el contenido, la calidad, el fabricante del ánfora, el lugar de origen ya veces incluso el destinatario.

Aquí podéis ver algunas marcas de productor sobre asas de ánforas de aceite, encontradas en excavaciones en la ciudad romana de Baetulo (Badalona).

 

PREGUNTA DEL DÍA 27 DE MARZO

Hoy nuestra propuesta es un poco diferente. Os invitamos a hacer un entretenimiento de los de toda la vida: una sopa de letras! Eso sí, para resolverla deberéis pensar (buscar, investigar …) el nombre de algunas de las tiendas antiguas de Badalona que protagonizaron la exposición «Tiendas de antes» que se pudo ver en el Museo de Badalona, del 19 de abril al 1 de julio de 2018.

En medio de este maremágnum de letras se esconden 10 nombres de comercios, los podéis encontrar? Si no, no hay problema, el lunes mismo os daremos la solución.

Buena búsqueda!

Descargar sopa de letras

RESPUESTA DEL DÍA 27 DE MARZO

Aquí os dejamos la solución de la sopa de letras. Verá que aparecen sólo algunas de las muchas tiendas antiguas que reivindicamos en la muestra «Tiendas de antes», pero os invitamos a descubrir muchas más, revisitando el álbum del Archivo de Imágenes que os adjuntamos y que reúne muchas fotografías que, a buen seguro, os gustarán!

#museusacasa #Museubdnquiz

https://www.flickr.com/…/museudeba…/albums/72157690590533960

La primera pandemia de la historia: la plaga antonina

¿Sabíais que la primera pandemia de la historia ocurrió en época romana?

La pandemia del coronavirus está poniendo a prueba buena parte de nuestro mundo globalizado. Pero esta es una de las diferentes epidemias y pandemias que ha registrado la historia de la humanidad, que ha sufrido diversas épocas de crisis sanitarias, y que se saldaron con más o menos fortuna.

La plaga antonina, también llamada peste antonina o de Galeno, fue la primera que afectó de manera global el Imperio romano del siglo II dC, el mundo occidental del momento. Recibe este nombre porque tuvo lugar al final del reinado (165-180 dC) de la dinastía antonina, una de las más largas del imperio romano, del 96 al 192 dC. A esta dinastía pertenecieron los emperadores Nerva, Trajano, Adriano, Antonino Pío, Marco Aurelio y Cómodo.

 

Sestercio del emperador Cómodo (179 dC)

 

Aunque no se conoce el lugar exacto del origen de esta epidemia, sí se sabe que se inició en Oriente y desde allí se propagó a través de las redes de comunicación, ya fuera por vía terrestre o marítima. Una de las causas de la extensión del contagio fue el regreso de Oriente de las tropas militares, después de la guerra con los partos el 167 dC. Lucio Vero, coemperador con Marco Aurelio, capitaneó cien mil personas, a menudo carentes de higiene, que con su agrupamiento constante comportaban un riesgo epidemiológico elevado. Un hecho, que según cuenta la Historia Augusta, una colección de biografías de los emperadores de los siglos II y III dC, tuvo la fatalidad de dejar rastros de la peste por todas las provincias donde pasó hasta llegar a Roma. También habla de la epidemia Amiano Marcelino, historiador del siglo IV dC, que dice que la plaga «llenó de enfermedad y muerte todo el territorio situado entre la tierra de los persas, el Rin y la Galia».

Los síntomas de la enfermedad fueron descritos por Galeno, un reconocido médico de Pérgamo (actual Turquía) que viajó a Roma el año 169 como médico de gladiadores, pero que debido a la epidemia pronto pasó a curar a altos cargos romanos hasta que el emperador Marco Aurelio lo nombró médico de Lucio Vero y de Cómodo.

A partir de la descripción de los síntomas hecha por Galeno, se ha generado un debate de los especialistas para determinar de qué enfermedad podría tratarse y parece que podría ser una viruela de tipo hemorrágico.

 

Miniatura del siglo VI d.C. de la obra De Materia Medica de Dioscórides (c.40-90 d.C.). Biblioteca Nacional de Àustria

 

La Historia Augusta también comenta que, cuando Marco Aurelio estaba luchando en una campaña contra los marcomanos en el Danubio (170-174 dC), «surgió una epidemia tan grande que los cadáveres tuvieron que ser transportados en diferentes vehículos y carruajes».

A raíz de la peste, los emperadores Antoninos se vieron obligados a promulgar numerosas leyes, que aún se conservan en el tratado legislativo del Digesto, sobre la manera y los caminos para trasladar y enterrar los cadáveres, así como las durísimas penas impuestas si las reglas no eran obedecidas.

Se ha calculado que la plaga antonina afectó entre un 7 y un 10% de la población del Imperio, que se cifra aproximadamente en 50 millones de personas. Por lo tanto, la epidemia se llevó entre 3 y 5 millones. Cuando hablamos del ejército y las ciudades parece que la mortandad podría haber sido un poco mayor, entre un 13 y un 15%, debido a la concentración de gente en un mismo espacio.

Esta pandemia es considerada la séptima más letal de la historia. Afectó a todas las clases sociales romanas: Lucio Vero murió poco después de llegar a Roma, y ​​más tarde, el 180 dC, cuando se cree que hubo un rebrote de la enfermedad a la actual Viena, se llevó también a Marco Aurelio.

 

Dupondio del emperador Marco Aurelio (170-71 dC)

 

La conclusión es que fue una epidemia global, lo que hoy llamamos pandemia, tanto en cuanto a la extensión geográfica como por los efectos que tuvo en la población. El impacto mental, social, económico y militar de la crisis fue importante para el futuro del Imperio romano, sobre todo si pensamos que no se tenían los medios ni los conocimientos médicos ni tecnológicos que tenemos hoy en día para superar una situación similar, explicarla, entender sus orígenes y frenarla.

En recuerdo de Juan Cuadrench, un cura muy querido en Badalona

Este fin de semana ha muerto, debido al Covid 19, Mn. Joan Cuadrench. Desde el Museo de Badalona queremos recordar su actividad pastoral llevada a cabo durante muchos años en nuestra ciudad. Primero estuvo en la parroquia de Sant Sebastià de Pomar y, años más tarde, fue el rector de la parroquia de Sant Antoni de Llefià. En ambos lugares, su labor fue más allá de lo estrictamente religioso y su figura se convertido en un puntal en beneficio de la comunidad, una comunidad formada por gente trabajadora, mucha venida de fuera de Cataluña. Su tarea fue intensa y buscó siempre la manera de organizar servicios dirigidos a satisfacer las necesidades más urgentes de una población con recursos modestos y a menudo muy limitados. También hizo un trabajo importante impulsando cursos de catalán para conseguir que los vecinos y parroquianos tuvieran más formación y les fuera más fácil acceder al mercado laboral. Precisamente el libro El moviment veïnal al Barcelonès Nord, de José Miguel Cuesta, publicado recientemente por el Museo, recoge su testimonio y menciona la enorme tarea que llevó a cabo en los barrios mencionados.

La fotografía que acompaña esta nota, del Archivo de Imágenes del Museo, proviene del fondo de la Asociación Archivo Histórico de Llefià, con la que el Museo firmó hace años un convenio para conservar y contribuir a difundir las fotos recogidas y conservadas por esta entidad.

 

200 años del nacimiento de Evarist Arnús

El 21 de marzo del 2020 se han cumplido 200 años del nacimiento de Evarist Arnús Ferrer (Barcelona 1820-1890). Financiero, en 1846 se estableció como agente de cambio y bolsa, y en 1852 abrió su casa de banca, una de las más importantes de Cataluña durante la década de los sesenta del siglo XIX.

Su relación con Badalona se remonta a 1859, cuando empezó a hacer inversiones inmobiliarias con la compra, en subasta, de parte de la finca de Can Solei, que convirtió en residencia de veraneo (la actual Ca l’Arnús ). En esta finca recibió, en 1888, la reina regente María Cristina y el presidente del Consejo de Ministros Práxedes Mateo Sagasta, y como consecuencia de esta visita le fue otorgado al Ayuntamiento de Badalona el tratamiento de Excelencia.

Personaje muy querido en la ciudad, en 1884 Arnús fue nombrado hijo adoptivo de Badalona por las obras de filantropía que había llevado a cabo, y en 1887, con motivo de su onomástica y como muestra de agradecimiento, el consistorio acordó dar su nombre en la calle del Pilar donde, con su patrocinio, se había construido el asilo de San Andrés (actualmente colegio). La antigua calle del Pilar es, así, la actual calle de Arnús.

El Museo conserva un retrato de Evarist Arnús que el Pleno del Ayuntamiento, en fecha 13 de mayo de 1885, aprobó que se pusiera en el salón de sesiones, lo que se hizo el 14 de mayo de ese mismo año. Esta obra se podrá ver en la exposición Retratos, que presentaremos en el Museo cuando sea posible la reapertura.

El Museo conserva también una escultura de pequeño formato de Evarist Arnús, con un perro, hecha por el escultor Pablo Redondo Samaranch (Terrassa 1843-Barcelona 1894), que fue una donación hecha en 2014 por la Sra. Adela Roca Olives.

Para conmemorar este aniversario, el Museo tiene previsto llevar a cabo en otoño diversas actividades, que serán publicadas más adelante.

 

Aplazadas todas las actividades y visitas guiadas

Las circunstancias excepcionales que estamos viviendo a raíz de la pandemia de coronavirus, y de acuerdo con las medidas establecidas por las autoridades para evitar su propagación, el Museo ha pospuesto todas las actividades programadas. Esto afecta, también a las visitas guiadas a la fábrica de Anís del Mono que quedan aplazadas hasta nuevo aviso.

Para cualquier consulta, no dude en ponerse en contacto con nosotros: 933 841 750. info@museudebadalona.cat