Can miravitges

Masía de origen medieval que fue muy reformada a finales del siglo XVII y principios del XVIII. En el recorrido se explican las transformaciones en el campo catalán en esta época y cómo era la vida rural hasta principios del siglo XX. Se visitan espacios como la bodega, la sala de lagares y las prensas, la cocina, el lavadero, las salas nobles y algunos dormitorios. Hay también unas estancias dedicadas al pintor y escenógrafo Antoni Ros i Güell, último propietario de la masía.


Destinatarios

Segundo y tercer ciclo de educación primaria, secundaria obligatoria y postobligatoria, y público general.


Visitas guiadas en grupo

Reserva previa. 

Duración

1 h 30 minutos.