Siguen las obras de adecuación de la Casa de la Hiedra

Las obras de adecuación de la Casa de la Hiedra, que comenzaron el pasado 24 de abril, están cumpliendo los plazos de manera que se prevé que esta primera fase finalice a finales de octubre. La inversión, de un importe de 416.010 euros, fue adjudicada por el Ministerio de Fomento a través de la Dirección General de Arquitectura, Vivienda y Suelo, con cargo al Programa de Rehabilitación del Patrimonio Arquitectónico, encargado de financiar las obras de rehabilitación de elementos fundamentales del patrimonio del Estado.

Así, Fomento financia las obras y en tramita la contratación, siguiendo el proyecto que elaboraron los técnicos del Museo de Badalona, ??con Joan Mayné como director, y el arquitecto Alberto Malavia, responsable de la dirección técnica.

Paralelamente, se ejecutará una segunda fase que permitirá llevar a cabo la musealización de la casa -que no estaba incluida en las obras asumidas por Ministerio-, y que ha sido posible gracias a la aportación del Ayuntamiento de Badalona, que ha destinado 200.000 euros al Museo. Una parte importante de este importe se destinará a las intervenciones museográficas necesarias para abrir al público la Casa de la Hiedra, una domus acomodada de 500 m2, situada en los bajos de un edificio de pisos de la calle Lladó, 55-67.

La domus fue descubierta en 1999 a raíz de las obras que se hicieron en este solar. La intervención arqueológica, que finalizó un año después, también permitió localizar un tramo del cardo maximus, uno de los principales calles de Baetulo, se conoce buena parte del trazado original (cerca de 500 metros), gracias a las excavaciones realizadas recientemente en el lateral de la C31.

La Casa de la Hiedra, que data de época de Augusto (63 aC- 4 dC) y que estuvo habitada hasta finales del siglo I dC, sigue la distribución propia de las domus pompeyanas, con un atrio alrededor del que se distribuyen los diferentes ámbitos, en este caso ocho espacios. Algunos de estos ámbitos no se incluyen en el actual proyecto de musealización, ya que se encuentran en el edificio contiguo. Es precisamente aquí donde se encuentra el mosaico con la hiedra que da nombre a la casa. Además de esta área doméstica, los estudios arqueológicos constatan la existencia de una zona de trabajo donde se han recuperados tres depósitos que, según los análisis arqueobotánicas, estaban destinados a la producción y almacenamiento de vino.

La domus de la Hiedra, como la de los Delfines, constituye, pues, una pieza fundamental para entender la importancia de la economía del vino, el desarrollo urbanístico de Baetulo, y para constatar que las grandes fortunas de las familias acomodadas baetulonenses tenían el su origen en las explotaciones vinícolas.