Nuevos hallazgos arqueológicos en el vial lateral de la C-31

Tal y como ya hemos ido informando desde el museo, el pasado mes de septiembre se iniciaron las obras del vial lateral de la C-31, con la realización de la excavación arqueológica del tramo situado entre la avenida de Martí Pujol y el avenida del President Companys, espacio que queda dentro del yacimiento de la ciudad romana de Baetulo, declarada Bien Cultural de Interés Nacional (BCIN).

El Departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalidad de Cataluña encargó la ejecución de las obras a Infraestructures.cat, ya través de esta, se adjudica la intervención arqueológica en la empresa Átics SL, que trabaja bajo la supervisión de la dirección General de Patrimonio de la Generalitat y del Museo de Badalona.

Si bien las excavaciones de urgencia llevadas a cabo por el Museo en los años ochenta ya dejaban constancia de la existencia de estructuras y de pavimentos romanos, los trabajos arqueológicos que se están haciendo ahora servirán para conocer la estructura urbanística y la evolución histórica de esta zona de Baetulo, hasta ahora poco documentada.

La importancia de los nuevos hallazgos confirma la ocupación del Turó d’en Rosés desde el siglo I aC y, al menos, hasta el siglo IV dC. Destaca el descubrimiento del colector del cardo maximus que demostraría que Baetulo es más extensa de lo que se planteaba hasta ahora. Por su parte, la muralla, que aún no se ha localizado en este sector del yacimiento, podría encontrarse en un punto más elevado de la colina.

De entre las nuevas estructuras localizadas, destacan numerosas habitaciones, algunas pavimentadas con mosaicos, uno de los que presenta una decoración geométrica de un diseño espectacular, y revestidas de pinturas murales. Todos estos elementos decorativos parecen indicar que nos encontramos ante los restos de varias domus. También se han localizado depósitos y espacios relacionados con actividades artesanales e industriales. Finalmente, en el sector noreste, han aparecido más de 200 zanjas de viña de época romana, lo que confirma la relación directa de Baetulo con la producción y comercio del vino.

Estas estructuras romanas aparecen en una cota inferior a la futura calzada, por lo que no se verán afectadas por el nuevo vial. Una vez finalizada la intervención arqueológica, que se prevé que sea en el mes de marzo, se solicitará a la Comisión Territorial del Patrimonio Cultural de la Generalidad el relleno de los restos arqueológicos para posibilitar la construcción del vial.